Idiomas:

Presentación

ASEAMAC_Sello_N1_color_rgb

El alquiler de maquinaria y equipos es relativamente reciente, dado que se empezó a desarrollar a mediados del siglo XX, pero se ha convertido en un negocio de miles de millones de Euros y que suministra una amplia gama de máquinas, equipos industriales y de construcción.

Sólo en Europa hay más de 16.000 empresas de alquiler de maquinaria y equipos y en la actualidad es una práctica que está creciendo rápidamente en otras áreas del mundo como Oriente Medio, América Latina y Asia.

En España existe una tendencia progresiva al alquiler frente a la adquisición en propiedad, que se ha visto agudizada en los últimos años debido a los cambios coyunturales en múltiples sectores.

El alquiler se ha convertido en una forma esencial de cubrir las necesidades de equipos en construcción e industria, generando un sector económico muy diverso, tanto en su estructura como en sus estrategias y modelos operativos.

Desde mediados de la década de los 90, la industria del alquiler de maquinaria y equipos ha estado experimentando una consolidación con la aparición de operadores de gran tamaño dedicados únicamente al alquiler.

Esta consolidación, unida a un potente desarrollo de los sistemas de información, ha aportado un progreso considerable en las técnicas operativas y de marketing, por lo que los operadores de alquiler se están convirtiendo en auténticos proveedores de servicios.

A lo largo de los últimos años han ido creándose empresas que se centran en esta actividad, de forma especializada, y otras han incorporado este servicio a su catálogo, de modo que el alquiler de maquinaria y equipos es una realidad diaria en todo el sector de construcción, y en muchos otros entornos, especialmente los industriales.

Además, por el propio desarrollo del mercado, es cada vez más habitual que bienes de equipo que antes se vendían pasen a ser un alquiler, bien como un arrendamiento puro o bien como una propiedad temporal a través del algún modelo financiero especial.

 

Protocolo de acreditación de empresas

Ante la disparidad de criterios y exigencias que se le aplican a las empresas que realizan esta actividad, sean o no especializadas, desde la Asociación Española de Alquiladores de Maquinaria y Equipos sin operador, para construcción e industria, (en adelante ASEAMAC) se ha creído oportuno establecer un protocolo unificado de acreditación de empresas en la actividad de alquiler.

ASEMAC está reconocida por el Ministerio de Trabajo como la entidad empresarial específica de esta actividad, representando al colectivo ante la patronal del sector (Confederación Nacional de la Construcción, CNC) y ante la Asociación Europea del Alquiler (ERA, European Rental Association).

El protocolo para la acreditación de empresas en la actividad de alquiler es una iniciativa de buena voluntad del colectivo para fomentar su autorregulación, según las directrices generales de la Unión Europea.

En todo momento ha de entenderse que esta acreditación será voluntaria y debe cumplir con los requisitos de libre competencia establecidos por la Ley 15/2007, de 3 de julio, de Defensa de la Competencia.

 

Hacia la profesionalización del gremio: requisito para los alquiladores de ASEAMAC

Por acuerdo de la Asamblea General de ASEAMAC y para fomentar la profesionalización del gremio, es requisito obligatorio para todos los miembros de la asociación estar acreditados y con la certificación al día, al menos conforme al nivel 1 de este protocolo, a partir del 1 de enero de 2016.

Las empresas miembro de la asociación dispondrán de un plazo de 1 mes natural, desde que la asociación le emite su factura anual de pertenencia a la asociación, para tramitar su acreditación. Durante ese mes natural la acreditación para la empresa miembro no tendrá coste de tramitación.

Si una empresa miembro no obtiene la acreditación en el plazo indicado, dispone de una prórroga de otro mes natural para solicitar la acreditación y tramitar la documentación solicitada. En este caso, se le aplicarán las tasas indicadas en el punto anterior.

En cualquier caso, si llegado el 31 de marzo de 2016 la empresa no ha obtenido la acreditación conforme a lo establecido en este protocolo, cesará automáticamente su condición de miembro.

Si esto sucede, y la empresa ya había pagado su cuota anual de pertenencia, se le devolverá el importe abonado por la misma, menos una tarifa fija de 100 euros en concepto de gastos de gestión.